domingo, 24 de febrero de 2008

Percepción



















Como una voz que se descalza y corre
por el cóncavo oído del poniente
a través de los mares, como un náufrago,
en un verde galeón a la deriva...

Allí,
entre cuencas, estuarios y bahías,
en el espejo encerado de las aguas
donde cae a la tierra el infinito,
quiero quedarme,
en esta tarde que en mi piel se muere.


                                                                                                                     
    Eva Ruiz