POEMAS INÉDITOS Y NO TANTO







Ensayo del refrenamiento



Abandono el gesto.

Trueco elocuencia por templanza.

Elijo la palabra temblorosa,

la que asume

en lo más hondo

su ignorancia.

Deshecho el axioma

o trato de enfrentarlo

con la duda.

Y con lo que queda

(brasas de una música

restos de una grieta)

construyo las paredes del poema

con pasos de la amante hacía el amado.


Eva Ruiz 

Imagen: Angelus novus de Paul Klee




La lengua viva




La muda batalla con la palabra

la palabra en boca de la muda     la muda

la lengua viva     yace en su interior

la lengua muerta batalla     la lengua viva nombra

yace la batalla    yace la lengua





La lengua como útero de la palabra

la palabra y la batalla

la palabra como bandera     clava un nombre

El útero sangra     la sangre luminosa destila un hijo

la idea    la palabra





La muda hija     la palabra madre

yacen los hombres     la batalla

flamea el equilibrio     la mudez      la palabra

destila ecos que retumban

puja viva la palabra     la mudez     la palabra





La lengua     un arco que dispara

expele espejos desde el útero

abre la sombra de lo que nombra

destila la sangre luminosa     ecos que retumban

la mudez     la palabra.


Eva Ruiz
Imagen: Paul Klee, 1914










Preludio del adentro


I

Todo va tomando la forma de su adentro

      Caen las hojas del otoño
              hechas de fuego
                             y el resplandor es abril

                             y abril es el silencio.



El silencio es un lenguaje,    
un paso que separa el otro lado de éste.

Como todo vocablo tiene un origen
y su bifurcaciones infinitas

donde echan raíces los adentros.




II

Si uno pudiera verse 
a través de un vidrio
cuando alguien piensa en uno
y nos lleva extranjero,

con los pies colgando
desaliñado
mudo.

Y seguir caminando
como si nada, como entero.

Eva Ruiz
Imagen: Paul Klee












Intimo detalle



Sobre la mesa de luz
hay cajitas con abismos
paraísos confinados
dentro de una semilla
embrionaria
laberíntica
o como cielo abierto despejada

rebosantes de amor o de furia
levan sus cuerpos de insomnio
con  reclamos
agonías sepulcrales
laceradas
lluviosas
doloridas

aúllan y ríen
con el último rayo de la noche
en que se apagan
fosforescentes
como lenguas en los ojos.

Eva Ruiz
Imagen: Paul Klee



















“Escribo con el cuerpo”


Escribo con la parte más libre de mi boca
con la hondura de mí, la más urgente,
con la porción de historia que me habita.

Escribo con el aire de vos
y la boca llena de sabores

con la madera del naufragio,
con las cenizas de la angustia.

Escribo, con palabras amordazadas,
con tijeras cortando
la mordaza.

Escribo, como quien para no perderse,
                           se tatúa.




Eva Ruiz
Imagen: Paul Klee














Despiértame



Despiértame 
de cascabeles,
con un exilio de palomas a la cúpula.


Despiértame
de luces,
ésas, que emergen del fondo del orgasmo.


Despiértame
de navío sobre una espuma blanca,
de rama que puja en la tormenta

de lobo,
de serpiente,
de castañuelas,

de rugido que cae en los abismos.


Despiértame
de caballos galopando entre las olas,
de niebla de los bosques,
de manantiales.


Despiértame
como si recién me conocieras
y hallaras una perla  en mi mejilla.




Eva Ruiz
Imagen: "Dream City" de Paul Klee













Atril

Encuentro un dibujo sobre la libertad.
Un caballo galopando.
Después lo otro,
la montura, la brida.
Lejos del corazón.
Lejos.


Eva Ruiz
Imagen: "Anatomía de Afrodita" de Paul Klee 















"...donde se iza la bandera, a la que/
no he prestado nunca juramento."
Paul Celan




Los gritos de las sirenas        caen como sollozos

Las palabras drenan            su olor de desamparo

sus pedacitos crujen               cavan pozos en la noche

tu peluche tiznado                  tu peluche tiznado.





Los gritos de las sirenas           cortejan soles negros

Otra vez “los hombres juegan con la serpiente”.

Contra una pared negra          cavan pozos en tu sombra.

Las palabras se inmolan en los cuerpos

tu peluche tiznado                     tu peluche tiznado.





Los gritos de las sirenas       serpentean hondos látigos.

El crujir de los huesos                olor de desamparo.

Soles negros a la deriva                saltan sobre los ojos.

Dios está en alguna parte              sus pedacitos crujen.

Tu peluche tiznado                     tu peluche tiznado.



Eva Ruiz
Imagen: "Muerte y fuego" de Paul Klee










 





 Vesperal


Sobre la mesa dos pájaros mantienen
todavía la coherencia natural de la tarde,
el paso apresurado del tren desgaja en la retina
el juego ocular del orden...
Y el sí mismo se guarda como un fetiche
en lo profundo del sueño.
Siempre es un duelo entre verdad y apariencia,
reducido a un juego de reglas, 
el espacio en la retina donde se encuentran
a mitad de la sangre, desbordado en el aire,
asido como un árbol a una raíz gigante.


Eva Ruiz














Todos tenemos un pato


Todos tenemos un pato
que busca suicidarse,
se arroja al mar por los nasales
desde lo alto de un recuerdo,
o una loma trillada.
Luego, el pato se baña en sus afeites largos
nada sobre un papel encerado
y deja un rastro en el tiempo.


Eva Ruiz
Imagen: Paul Klee


















Tesón


Al pie del muro
la enredadera
intenta 
una y otra vez
la misma hazaña.
En la fisura
y el empeño
halla la fuerza.
Una pincelada
y otra
y otra
hasta hermosear
el muro de la casa.


Eva Ruiz
Imagen: "Recuedo de un jardìn"de Paul Klee















CREPÚSCULO AMNIÓTICO





Se cae arena de un anillo-oro
y empapa un beso rojo-cristalino
al buscar respuestas -abrazos-
se bañan los ojos de agua celeste.


Un círculo-carta que llega y no llega,
roto en un sistema linfático ovoide
que siempre se veda en las lejanías,


                                     casi de uno mismo.


 Eva Ruiz
Imagen: "Cautivo" de Paul Klee


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada